Hoy no celebro la luna porque duele mirarla. Un día cobró sentido y hoy solo es una luna a la que le falta su mirada. No hacía falta bajarla pero sí sentir que puedo sentarme sobre ella.